Hands

dimecres, 28 de novembre de 2012

BETINA GONZÁLEZ GANA EL VIII PREMIO TUSQUETS CON LAS POSEÍDAS


La escritora Betina González ha ganado el Premio Tusquets Editores con la novela Las poseídas.
El premio, otorgado por Tusquets Editores, fue fallado por un jurado presidido por Juan Marsé e integrado por la escritora Almudena Grandes, Juan Gabriel Vásquez, Fernando Aramburu y, en representación de la editorial, Beatriz de Moura.
En las consideraciones, el jurado ha valorado la destreza con que la autora teje una trama que combina géneros y elementos diversos, la recreación poco complaciente del despertar sexual de la adolescencia y su actitud desafiante ante la herencia de los adultos, así como la atmósfera de un colegio religioso que acaba convirtiéndose en un trasunto sutil de un país (Argentina) que sale de la dictadura, todo ello contado con una escritura envolvente y original, de altísima calidad literaria.
En Las poseídas, una chica nueva, Felisa Wilmer, ingresa en un colegio religioso para niñas en la zona norte de Buenos Aires. Recién llegada de Londres, Felisa se convierte en el centro de atención por su actitud rebelde y su mal comportamiento, rodeada además por el aura «poética» que le dan sus aficiones artísticas, su perfecto inglés y su carácter tan impenetrable como independiente. Al menos así la ve López, la narradora y protagonista, que no tardará en hacerse amiga suya. Las chicas viven entre las leyendas más o menos escabrosas que se cuentan en voz baja sobre la historia del colegio, y algunos  «peligros» más reales que se encuentran en sus cercanías. Pero poco a poco Lóp
ez irá descubriendo la historia de Felisa, que vive con su abuela después de la muerte de su madre en un accidente, y de las razones de su comportamiento excéntrico y suicida, como de «poseída» por personas de su entorno.
Betina González nació en Buenos Aires en 1972, es doctora en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Pittsburgh y, trabaja en la Universidad de Buenos Aires. En 2006 consiguió el Premio Clarín con la novela Arte menor, su primer libro y además es la autora de Juegos de Playa (2008), una colección de relatos.
¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog.

Fuente

dilluns, 26 de novembre de 2012

Informe revela la opinión de las universitarias frente a la violencia de género


La atracción de las jóvenes universitarias españolas por los hombres violentos constatada en un reciente estudio efectuado en base a casi un millar de encuestas demuestra la necesidad de terminar con los estereotipos desigualitarios que aún hoy persisten en nuestra sociedad.  


Las universitarias españolas dicen sentirse atraídas por los hombres agresivos - Universia España
La desigualdad y violencia persisten en la sociedad. Foto: Flickr
Un 8,4% de las mujeres dijo haber sido controladas por su pareja con quién habla, lo que dice o a dónde va

El estudio “La juventud universitaria ante la igualdad y la violencia de género”realizado por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y 12 universidades españolas, reveló que el 9,4% de las universitarias de nuestro país cree que los hombres agresivos son más atractivos y el 4,3% de las consultadas dijo que su pareja le ha pegado.
A su vez, el porcentaje de hombres que considera que cuanto más agresivo más atractivo es del 20%.
Los resultados del informe publicado en el portal Eleconomista.es también dejan entrever el sometimiento de los hombres que muchas veces ejercen sobre las mujeres dado que el 11,7% de las que dieron su opinión dijeron haber sido obligadas a tener conductas sexuales contra su voluntad.
Sumado a los estereotipos desigualitarios de género es de destacar el grado reinante de violencia entre los universitarios ya que el 4,3% de las mujeres confesó haber sido golpeada por su pareja, el 10% haber recibido insultos o mensajes y el 6,2% haberse sentido ridiculizada.
La violencia ejercida por los hombres es asumida por ellos sin reparos. El 10,8% de los universitarios dijo haber protagonizado situaciones de maltrato, control abusivo, aislamiento y agresiones verbales.
Lo preocupante en este contexto es que muchas mujeres están dispuestas a perdonar a quienes las agreden y, además, los hombres tienden a justificar sus actos agresivos, así lo manifestó el 1,7% de los chicos consultados.
Un 5,3% de los varones asegura que si una mujer es maltratada por su pareja y no lo deja es “porque no le disgusta del todo la situación”. De esta forma piensan además el 2,1% de las mujeres.

diumenge, 25 de novembre de 2012

La nobel Herta Müller recibirá la Orden de Maximiliano de Baviera


La Premio Nobel de Literatura Herta Müller recibirá la Orden de Maximiliano para las Artes y las Letras, la máxima condecoración que otorga el estado federado de Baviera (sur de Alemania) por importantes logros en esos campos.
Así lo informó hoy el gobierno regional que indicó que Müller, junto con otros nueve galardonados, recibirán la Orden el próximo martes de manos del primer ministro bávaro, Horst Seehofer.
La condecoración fue creada por el rey Maximiliano de Baviera en 1853 y desde entonces ha sido otorgada a 196 personas.
Herta Müller, que recibió el Premio Nobel de Literatura en 2009, nació en 1953 en territorio rumano, donde su familia formaba parte de la minoría alemana a la que ha dedicado parte de su obra.
Fuente
¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

dissabte, 24 de novembre de 2012

El Banco Central Europeo, copado por hombres, elige a Yves Mersch, otro consejero varón



Haz lo que digo y no lo que hago. Ese parece ser el mensaje enviado por los líderes europeos en el único acuerdo que salió de la última cumbre de la Unión Europea.
Pese a las repetidas llamadas a la igualdad entre hombres y mujeres en la cúspide del poder político y empresarial, que Bruselas hace regularmente, los jefes de Gobierno de los 27 aprobaron en la noche del jueves el nombramiento de Yves Mersch para el Consejo Ejecutivo del Banco Central Europeo. Con él, son 22 los hombres que dirigen la máxima institución monetaria, considerada clave en la resolución y salida de la crisis.
El Consejo Ejecutivo del BCE, presidido por Mario Draghi, es el verdadero núcleo duro que controla el día a día de la institución y toma las decisiones que no pasan por el Consejo de Gobierno, el foro donde se sientan también los 17 gobernadores de los bancos centrales de cada país. A la espera del sucesor de Mersch, que hasta ahora era el gobernador del Banco de Luxemburgo, en los dos máximos instrumentos de poder monetario en Europa sólo se sientan hombres.
El Consejo Ejecutivo donde se sentará Mersch es la autoridad que, durante la negociación de cualquier rescate de la eurozona, envía técnicos a los países. Junto con los del FMI y la Comisión Europea, son conocidos como "los hombres de negro".
RECHAZO DEL PARLAMENTO EUROPEO
El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, criticó la decisión, asegurando que "no es un buen paso". Ignora a los diputados, que en un voto no vinculante rechazaron a Mersch como protesta por la ausencia de mujeres en la cúpula del poder financiero europeo.
El mes pasado, 325 eurodiputados rechazaron el nombramiento, apoyado por otros 300. En palabras de Sharon Bowles, una de las pocas mujeres con un cargo público europeo visible (es presidenta de la comisión de Economía de la Eurocámara), se opusieron ante la perspectiva de que el órgano "más poderoso de la UE sea dirigido sólo por hombres en los próximos seis años".
Salvo imprevistos, será en 2018 cuando se renueve el Consejo Ejecutivo, con la salida obligatoria del vicepresidente del BCE, Vitor Constancio. "Hoy, los líderes han enviado una clara señal de cuál es su idea de un proceso democrático: Una herramienta que se mantiene sobre la forma pero que se desecha cuando las verdades son inconvenientes", aseguró el jueves Bowles. Siendo la Eurocámara la única institución que eligen los ciudadanos en las urnas, Mersch "no tiene un mandato democrático" al contar con el rechazo de los diputados, según ella.
ANTES HABÍA MÁS
Un repaso a la historia del BCE muestra además no sólo un mal paso, como dice el presidente de la Eurocámara, sino un paso atrás. Desde que se creó en 1998, la finlandesa Sirkka Haemaelaeinen y la austríaca Gertrude Tumpel-Gugerell han ocupado el puesto al que ahora accede Mersch.
Sólo un país votó en contra de la decisión adoptada por la cumbre: España. Aunque en su oposición el Gobierno haya acompañado a la Eurocámara, no se produjo por la defensa de la igualdad. Mariano Rajoy, que bloqueó el nombramiento rápido de Mersch, se opuso también en la noche del jueves al considerar que ese puesto correspondía a España en tanto que cuarta economía del euro. No en vano, Mersch ocupará la silla de José Manuel González Páramo, cuyo mandato improrrogable finalizó hace meses. Su veto ya era legalmente irrelevante. Además, Rajoy no presentó ningún candidato alternativo.
MEDIDAS EN FAVOR DE LA IGUALDAD
El BCE jamás aprobaría el examen de la vicepresidenta de la Comisión Europea y titular de Justicia y Derechos Fundamentales, Viviane Reding, que hace tan solo unos días presentó una recomendación para lograr que en 2020 en las grandes empresas europeas haya un 40% de mujeres. A decir verdad, tampoco ella pasó el examen de los 27 Gobiernos, que rechazaron de plano su idea inicial de convertir la cuota en obligatoria so pena de sanción.
En el exclusivo club de jefes de Gobierno de la UE sólo hay tres mujeres: la canciller alemana, Angela Merkel, la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, y la presidenta lituana, Dalia Grybauskaitė. Las tres asistieron a la cumbre de este jueves y viernes, inmortalizada en la siguiente foto de familia, donde fueron fotografiados otros altos cargos europeos (todos hombres).
consilium
En la Comisión Europea, la institución que propone leyes y vela por su cumplimiento, la proporción es mayor. De los 27 comisarios, 7 son mujeres, aunque ninguna ostenta un puesto de gran poder económico.
comision
En cuanto al Parlamento Europeo, alrededor de un tercio de sus 754 miembros son mujeres. Tanto el Parlamento Europeo, como la Comisión, o el Consejo, las tres instituciones europeas más importantes, están lideradas por hombres. Tampoco hay mujeres al mando del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (que gestiona los rescates), el Comité de las Regiones, el Eurogrupo o el Banco Europeo de Inversiones.

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

dimecres, 21 de novembre de 2012

Laura Olin, la mujer detrás del éxito de Barack Obama en las redes sociales


Foto: The Daily Beast
Las fotos familiares, la respuesta al actor Clint Eastwood, el abrazo entre Barack Obama y su esposa, todas esas publicaciones en redes sociales estuvieron asesoradas y supervisadas por Laura Olin, la estratega de social media del presidente de EE.UU.
Olin, una finlandesa experta en campañas, señaló a The Daily Best y Tumblr que las decisiones de qué publicar o no en las redes sociales de Obama las toman en Chicago, y no necesariamente reciben órdenes de la Casa Blanca.
Asimismo, dijo que cada contenido es acondicionado a la red social en la que se publicará, no siempre se pone un post en todas las plataformas, a menos que sea algo “suficientemente enorme”.
La experta resalta que cada contenido es revisado varias veces y los datos verificados para evitar cometer un error.
Durante la campaña de reelección también se aprovechó el potencial de los GIF. “Nos dimos cuenta que cuando colocamos un GIF o lo posteamos, tiene una mejor llegada que una imagen estática. Es otra manera de hablar en términos de una comunidad, y hace las cosas más graciosas”, refirió.
Sobre la foto que batió record en Twitter y FacebookOlin señaló que un chico de su equipo recordó aquella foto de un evento en Iowa, la buscaron, colocaron una frase y la publicaron sin pensar el éxito que tendría en la audiencia.

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

dimarts, 20 de novembre de 2012

¿Qué qué es la sororidad?


 La antropóloga Marcela Lagarde la define como la alianza feminista entre las mujeres para cambiar la vida y el mundo hacia la justicia y la libertad. Una dimensión ética, política y práctica del feminismo contemporáneo que conduce a una alianza entre las mujeres para contribuir con acciones específicas a la eliminación social de todas las formas de opresión y al apoyo mutuo para lograr el poder genérico de todas y el empoderamiento vital de cada mujer. Consiste en encontrar las cosas que nos unen, en sumar y no en dividir. En crear pactos en la esfera pública que nos enlacen unas a otras, como eslabones de una cadena universal. Como acertadamente afirma Lagarde, al actuar así, las mujeres ampliamos nuestras coincidencias y potenciamos nuestra fuerza para vindicar nuestros deseos en el mundo.

El patriarcado se empeña en enfrentarnos unas a otras. Tiene miedo a la sororidad. Porque juntas, podemos.



¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

dilluns, 19 de novembre de 2012

Conejillas de Indias


Seguro que le suena: “Mamá, tú cuando tenías mi edad, ¿no tenías picores?… Ya sabes… ahí”. La frase, pronunciada por una adolescente que charla con su madre tumbada en la cama de su cuarto así, en confianza, de mujer a mujer, es un clásico de la publicidad en televisión. Concretamente, el eslogan del anuncio de Dermovagisil, un ungüento para el prurito genital, que, aunque no esté hoy en antena, se repone periódicamente y se emite a discreción durante una temporada para luego desaparecer y volver meses o años después, invariable, a provocar la perplejidad, la vergüenza ajena o, directamente, la carcajada de parte de la audiencia que, por mucho que lo vea, nunca acaba de dar crédito a lo que escucha.
“Antes lo evitaba; ahora, lo busco”, suelta, mirando picarona a cámara se supone que refiriéndose a su pareja, otra mujer que canta las alabanzas de Vaginesil, otra pomada lubricante que promete mejorar las relaciones sexuales de las interesadas, en su correspondiente spot. “¿Tú qué tomas para el estreñimiento?”, le espeta una chica a su amiga en el metro antes de que vengan dos especies de geos y la evacuen del suburbano para obligarla a soltar lastre, en el comercial de un enema llamado Micralax. “Lo normal no es sentirse hinchada, sino sentirse bien”, pontifica Carmen Machi a un grupo de supuestas íntimas, en el del yogur Activia.
La lista es larga. Y jugosa. Los anuncios de productos farmacéuticos o alimentarios relacionados con las molestias e incidencias de salud de, digamos, cintura para abajo, pueden ser buenos, regulares o pésimos. Pretenciosos o chabacanos. Sonrojantes o divertidos. Pero tienen algo en común. Prácticamente el 100% están protagonizados por mujeres.
Jóvenes, de mediana edad, ancianas venerables. Casi siempre son ellas las protagonistas activas o pasivas de estos microrrelatos de 20 segundos en los que, indefectiblemente, les pican sus partes, están a reventar de gases, quieren y no pueden defecar a sus horas, se les escapa la gotita del pis, les pesan las piernas comiditas de varices, luchan contra los penosos efectos colaterales de su menstruación, no lubrican como es debido sus genitales para disfrutar de relaciones sexuales satisfactorias y, para colmo de males, sufren en silencio sus hemorroides, otra perla entre la nutrida colección de frases legendarias del gremio.

La industria afirma que son ellas las que compran y eligen los productos
Incluso cuando es él, inequívocamente, el que necesita ayuda para su disfunción eréctil, es ella la que la pide, o le anima a pedirla, aislados ambos en lo alto de un árbol y asumiendo solidariamente las consecuencias, como sucede en el muy gráfico caso del spot de Lilly. Sin embargo, más allá del hecho cierto, cabría preguntarse qué razones subyacen en esa prevalencia absoluta. Por qué son siempre las mujeres las que ejercen de conejillas de Indias de este nicho de mercado de la industria alimentaria, farmacéutica y publicitaria. ¿Acaso son los hombres seres asexuados, puros y limpios de polvo y paja de cintura para abajo?
“Sí, es cierto que recurrimos más a la mujer”, admite Lourdes de Pablo, presidenta de Ogilvy Common Health, la mayor agencia especializada en campañas de productos relacionados con la salud. “Pero por una razón muy simple: aparte de que, estadísticamente, ellas están más afectadas por determinadas afecciones como las pérdidas de orina o el estreñimiento, nuestro objetivo es llegar al público consumidor, y al prescriptor. Y, aquí y ahora, es la mujer la que compra estos artículos, la que aconseja a los demás su uso, y la que cuida mayoritariamente de sí misma y de la familia. ¿Sexismo? No lo veo de esa manera. Tenemos asumido ese rol. Sencillamente, es así”, sostiene la responsable última de campañas como la de Dormidina, unos comprimidos para favorecer el sueño que, por supuesto, también protagoniza una mujer. Moderna, trabajadora, elegante, pero mujer. E insomne.

¿Acaso son los hombres asexuados, puros y limpios de cintura para abajo?
Emilia Bailón, médica del centro de salud Albaicín de Granada, y coordinadora del Grupo de Atención a la Mujer de la Sociedad de Medicina de Familia, discrepa y no discrepa. Por una parte, corrobora que son las mujeres las que más solicitan —y compran— ayuda para aliviar ese tipo de molestias. “Un hombre no viene a consulta por estreñimiento si no está que explota”, ilustra. Y, por otra, opina que esos anuncios “constituyen un uso abusivo y una manipulación de la imagen de la mujer. Evidentemente, menstruamos, pasamos la menopausia y tenemos ciclos biológicos distintos a los de ellos. Pero, a partir de cierta edad, la prevalencia de muchas de esas afecciones es similar. Por no hablar de asuntos específicamente masculinos. Ellos también retienen gases, van estreñidos, se les escapa el pis, tienen hemorroides y les pica lo suyo. Lo que ocurre es que todo lo relacionado con los bajos resulta vergonzante, incómodo, no está bonito hablar de eso. Entonces, que lo anuncien las mujeres, que lo llevan en el género”.
En realidad, uno de los primeros en pregonar, aunque fuera elípticamente, sus problemas de tránsito intestinal y lo bien que le iba cierto yogur con bífidos fue un galán, José Coronado, a finales de los ochenta. La campaña de Bio —“te renueva por dentro”— fue una apuesta de alto riesgo para Danone —“había que decirle a la gente que el yogur tenía bichitos vivos, y eso, entonces era anatema”, recuerda un histórico de la casa—, pero el recurso al entonces símbolo sexual que era Coronado resultó tal bombazo de notoriedad, y ventas, que la estrategia de fichar a celebridades como vendedores de la marca continua.
Solo que ahora —salvo excepciones como Manolo Escobar y Vicente del Bosque, imagen ambos de Danacol, un lácteo anticolesterol—, la escuadra de prescriptores Danone es abrumadoramente femenina. A Carmen Machi, con Activia, se han ido añadiendo Verónica Forqué (“con la menopausia siento el cuerpo un poco loco”), la veterana Lola Herrera (“¿han desayunado tus defensas?”) y, el último fichaje, la comunicadora estrella Ana Rosa Quintana (“mujeres fuertes, huesos fuertes”), flamante imagen de Densia, un yogur que promete prevenir la osteoporosis tradicionalmente asociada a la menopausia.

Ana Rosa Quintana: “Me gusta dar visibilidad a mujeres de esta edad”
“Para nada. Al revés, me gusta esa idea de mujeres fuertes, y de darle visibilidad a las mujeres de esta edad, y de todas” responde Quintana, de 56 años, madre de dos niños pequeños, a la pregunta de si dudó en aceptar la oferta por el supuesto riesgo de asociar su imagen con un estadio vital, como la menopausia, considerado casi un tabú social por muchos, y muchas, hasta no hace tanto. “En eso soy una militante. Siempre animo a mi audiencia a que la vida no se acaba ahí, porque además creo que las mujeres, hoy, envejecemos mejor que ellos en todos los sentidos. Y ni es sexismo esto que digo, porque es una evidencia, ni es sexismo constatar que las que compramos este y otros productos somos nosotras”.
“El objetivo de una marca es conseguir que el consumidor se identifique con ella, le tenga cariño y aspire a formar parte de su aura. En ese sentido, los personajes con tirón popular son imbatibles”, arguye Carlos Bosch, director de Medios de Danone. “Si aciertas con la celebrity y el producto funciona, porque la gente no es tonta, la apuesta es perfecta. Las mujeres, además, son más abiertas a la hora de hablar de ciertas cosas y probar ciertos productos. No es sexismo. El 90% de las decisiones de compra en el supermercado las toma la mujer, por eso nos dirigimos a ellas a través de otras”, concluye el responsable de las campañas de esta firma, la segunda que más se anuncia en televisión. Teniendo en cuenta los millones de espectadoras del Programa de Ana Rosa, y los miles de lectoras de AR, su revista homónima, que acaba de cumplir 11 años en el mercado, ese efecto multiplicador parece asegurado.
Que la venta de este tipo de productos alimentarios y farmacéuticos y, por tanto, su publicidad, mueve mucho dinero es un hecho. Las llamadas especialidades farmacéuticas publicitarias (EFP) —medicamentos que no necesitan receta— son, a las farmacias y parafarmacias, como los productos de gran consumo a los supermercados. Género de salida diaria. Con sustanciosos márgenes de beneficio en toda la cadena. Y más ahora que el Gobierno ha excluido alguno de los correspondientes genéricos —como los laxantes— de la lista de productos subvencionados por Sanidad. Son, admite Lourdes de Pablo, de Ogilvy, cuentas muy golosas para una agencia. “En absoluto es un marrón para un creativo abordar una campaña de este tipo”, niega la mayor De Pablo. “Al revés, es un reto. Lo que sucede es que es una publicidad muy regulada por Sanidad, que, a la mínima, no te da el preceptivo Código Publicitario Sanitario”. Ese hecho, y no otras consideraciones escatológicas, o sexistas, podría estar detrás, sostiene, de la, digamos, escasa elegancia de algunos anuncios.

José Coronado fue pionero al anunciar un yogur para “el tránsito intestinal”
Para Belén Cambronero, experta en comunicación y salud de la Universidad de Alicante que firma, entre otros, un estudio de la Sociedad Española de Salud Pública que concluye que la imagen de los roles de la mujer en la publicidad de medicamentos se mantienen invariable en los últimos 30 años, el sesgo sexista es incuestionable. “Es cierto que el Código de Buenas Practicas para la Promoción del Medicamento es exigente. Pero no dice una palabra sobre la sobreutilización de la imagen de la mujer, considerada exclusivamente como nicho de consumo y prescripción, independientemente de la prevalencia que tenga la afección entre ellas”.
La directora de la Cátedra de Género de la Universidad Rey Juan Carlos, Laura Nuño, entona, sin dejar de constatar el hecho, un cierto nostra culpa al respecto. “Estamos tan acostumbradas a ser ofendidas que ni nos lo tomamos mal. Hasta a nosotras nos chocaría ver un anuncio de dos tíos hablando de su estreñimiento, o de su próstata. Nos ocupamos de nuestras pérdidas, y de las suyas. De nuestra sequedad vaginal, y de su impotencia. Este es un sexismo de baja intensidad. Ya no es la rubia despampanante desnuda sobre un cochazo, pero cala, es una lluvia fina, que socializa y eterniza estereotipos”.
Cuenta una histórica socióloga y feminista española, hoy en la sesentena y casada desde hace décadas con su novio de toda la vida, que, de jovencita, la única forma de conseguir preservativos —prohibidos por el franquismo— en Madrid era acudir a determinados establecimientos que los vendían bajo cuerda sin más publicidad que el boca a boca: “A mí me daba corte, pero a él todavía más, así que me tenías que ver, toda moderna y feminista, yendo muerta de la vergüenza a Gomas La Discreta de la calle Jardines, a comprar condones para mi chico”
Fuente

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

diumenge, 18 de novembre de 2012

Tras 1000 kilómetros de patinaje, Anuska Gil termina la grabación de Patinando el Camino


                                   

 
Anuska Gil, cocreadora y directora de Patinando el Camino, así como  coordinadora de proyectos presenciales de abcguionistas, llegó con el equipo de su programa audiovisual a Santiago de Compostela y cumplió  su promesa de recorrer el Camino Francés en patines, homenajeando a 18 mujeres de trayectoria solidaria.
Como informó Europapress, el pasado 2 de octubre, fecha del nacimiento de Gandhi y Día Internacional de la No Violencia, arrancó en Saint Jean Pied de Port (Francia), el proýecto audiovisual "Patinando el Camino". El reto finalizó el pasado 30 de octubre, tras 26 etapas en las que Anuska Gil ha ido homenajeando a diferentes mujeres que destacan por su solidaridad y labor humanitaria, encontrándose además durante todo el trayecto con decenas de personas dispuestas a ayudar y colaborar en que este proyecto saliera adelante. Esta entrega desinteresada no ha hecho más que acentuar el propósito principal del programa: infundir positivismo en momentos de crisis y abogar por la unión de las personas.
Esta intención fue reflejada en "la capa de la unión", en la que peregrinos y vecinos de los distintos municipios de la ruta cosieron diferentes motivos y objetos, desde un parche hasta una rasta de pelo. La capa se entregó al Apóstol en la célebre misa del peregrino, en la Catedral, que acoge a gentes de todos los credos que han realizado el Camino de Santiago.
Con la presencia de diversos representantes de las entidades gallegas que han apoyado el reto, entre ellas, el Ayuntamiento, la Secretaria de Igualdad de la Xunta de Galicia, el Xacobeo, Santiago de Compostela Film Commission y el programa de la Xunta "Galicia Saudable", Anuska pronunció un mensaje de positivismo para todos los asistentes al acto, muchos de los cuales habían coincidido con ella a lo largo de la trayectoria.
El proyecto ha salido adelante gracias al esfuerzo colectivo y la participación de un grupo de creativos,  patrocinadores y micromecenas. Asimismo, sumó su apoyo AFAEMME (Federación de Asociaciones de Empresarias del Mediterráneo) que representa a 37 Asociaciones de Empresarias de 20 países del Mediterráneo. Otros ayuntamientos que se han sumado al de Santiago de Compostela en su apoyo han sido los de Estella-Lizarra, Santo Domingo de la Calzada, Carrión de los Condes, Virgen del Camino, Astorga, Triacastela y Sarria. Asimismo, la Guardia Civil de Tráfico y la policía local colaboraron a lo largo del recorrido en la seguridad de la patinadora.
Muchas personas del mundo audiovisual han apoyado visible y personalmente el proyecto. Entre ellas,  Mabel Lozano, actriz y directora de documentales en favor de los derechos de la mujer, Juan Menor, ex director de TVE, José Rodríguez Casquero, Coordinador de Desarrollo de Negocio de RTVE, Eduardo Milewicz, director de cine y televisión, Paula Hidalgo, modelo y actriz, Julia Montejo, escritora y guionista, Eduardo Zaramella, creador de series de televisión y guionista, Ángel Peláez, realizador de TVE, Gabriel Bos, director y creativo audiovisual, los músicos Tomás Rosón, Patricia Villacañas, Fito, Laura Moreno, Mika y Javier Polo que fue además quien compuso la canción oficial del programa.
Anuska Gil creó el proyecto junto con Valentín Fernández-Tubau y Laura Bermejo, y contó en su equipo con Paulino Nohales, Pablo Bullejos, Eloísa Comino, Lola Martín, Olga Laguarta y Natalia Bustamante. Es de destacar la ayuda prestada por el alpinista y patinador Angel Villar (primera persona en recorrer en Camino de Santiago en Patines), que contribuyó en la preparación física.
Terminada la grabación,  la experiencia se resumirá en 17 episodios de internet que se emitirán semanalmente a partir de enero. El proyecto, sin embargo, no terminará con la emisión en Internet ya que tiene una clara intención transmedia y a partir de ahora se desarrollarán más productos, como un libro y un documental, donde se cuenten todos los detalles de esta experiencia y muestra de superación personal.
Patinando el Camino ha sido seguido a través de Internet por los usuarios a través de su web www.patinandoelcamino.com y en redes sociales como Facebook (www.facebook.com/patinandoelcamino), Twitter o YouTube, donde se seguirán actualizando las novedades sobre el proyecto.
¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

divendres, 9 de novembre de 2012

El mayor estudio mundial sobre la violencia de género descubre que los Movimientos Feministas tienen la clave del cambio


Recientemente publicado en la American Political Science Review, un nuevo estudio sobre la violencia contra la mujer realizados a lo largo de cuatro décadas y en 70 países revela que la movilización de los movimientos feministas es más importante para el cambio que la riqueza de las naciones, la izquierda, los partidos políticos, o el número de mujeres políticas.
El estudio aparece en el último número de la American Political Science Review (APSR), publicado por Cambridge University Press para la American Political Science Association (APSA). Este encontró que en los movimientos feministas autónomos de los partidos políticos y el Estado, las mujeres fueron capaces de articular y organizarse en torno a sus prioridades como mujeres sin tener que responder a preocupaciones más generales de la organización o a las necesidades de los hombres. Al movilizarse internacionalmente los movimientos feministas instaron a los gobiernos a aprobar normas globales y regionales y acuerdos sobre la violencia.
Los movimientos feministas fuertes y autónomos fueron los primeros en articular la cuestión de la violencia hacia las mujeres y fueron catalizadoras clave para la acción gubernamental, mientras otras organizaciones marginaban las cuestiones que se consideraban solo de importancia para las mujeres. Los movimientos fuertes comandaron el apoyo y la atención pública, y convencieron a los medios de que los temas eran relevantes para la discusión publica.
En los países que fueron más lentos en adoptar políticas sobre la violencia, los movimientos feministas usaron como palanca acuerdos mundiales y regionales para impulsar un cambio de política local. S. Laurel Weldon, co-autorx del estudio, dijo: "La violencia hacia las mujeres es un problema global. Investigación desde América del Norte, Europa, África, América Latina, Oriente Medio y Asia ha encontrado tasas sorprendentemente altas de asalto sexual, acoso, trata, violencia en las relaciones íntimas, y otras violaciones de los cuerpos y mentes de las mujeres.
En Europa es un peligro mayor para las mujeres que el cáncer, un 45 por ciento de las mujeres europeas experimentan algún tipo de violencia física o sexual. Las tasas son similares en América del Norte, Australia y Nueva Zelanda y estudios en Asia, América Latina y África muestran que la violencia contra las mujeres existe en todas partes. "
El ámbito de aplicación de datos para el estudio no tiene precedentes. El estudio incluye todas las regiones del mundo, diferentes grados de democracia, los países ricos y pobres, y una variedad de religiones del mundo - que abarca el 85 por ciento de la población mundial. El análisis de los datos se llevó a cinco años, por lo que el año más reciente del cubierto es de 2005.
Mala Htun, co-autor del estudio, añade: "Los movimientos sociales conformar las agendas públicas y de gobierno y crear la voluntad política de abordar los problemas. La acción del gobierno, a su vez, envía una señal sobre las prioridades nacionales y el significado de la ciudadanía. Las raíces del cambio de las políticas sociales progresistas se encuentran en la sociedad civil. ".

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

“Lo imposible” tras la reforma laboral del 2012: ser mujer trabajadora y con hijos


Estadísticas recientes siguen mostrando que las mujeres europeas con niños pequeños tienen una tasa de actividad significativamente inferior a la de los hombres en las mismas circunstancias (EIGE informe de 2011). Uno de los últimos informes de la Comisión Europea destaca que un tercio de las mujeres con responsabilidades familiares o bien trabajan a tiempo parcial o bien se hallan inactivas. Estos datos ponen en evidencia, una vez más, que el reparto asimétrico de las tareas de cuidado entre  hombres y mujeres es el principal obstáculo para la emancipación económica de estas últimas.
¿Cuál es el planteamiento europeo ante este problema? Las políticas de conciliación de la vida laboral, familiar y personal que la Unión Europea recomienda a sus Estados Miembros tiene la mirada puesta en el objetivo de incorporar el mayor número posible de mujeres al mercado de trabajo (Estrategia de Lisboa, Europa 2020).
En plena crisis económica, los gobiernos europeos en el Consejo Europeo de Luxemburgo de 2011 reivindicaron de nuevo las políticas de conciliación como solución para hacer frente a la baja de la tasa de natalidad y al  envejecimiento demográfico. Eso sí, en el 2011 se han dejado atrás los objetivos marcado en el Consejo europeo de Barcelona (2002) donde se arrancó el compromiso de alcanzar una tasa de escolarización de hasta el 33% entre los menores de tres años. Esta vez los gobiernos europeos pusieron un mayor énfasis en la promoción de políticas favorables a la familia en el lugar de trabajo aunque  sin especificar su contenido y adoptando un enfoque unilateral en consonancia con la filosofía de la responsabilidad social de las empresas.
Cabe preguntarse, no obstante, hasta qué punto las políticas de conciliación que promueve la Unión Europea no son mera retórica cuando incluso en tiempos de bonanza la UE apelaba la necesidad de reducir el gasto social. Si nos atenemos a los hechos , probablemente sea la labor del Tribunal de Justicia de la Unión Europea la que haya contribuido a avanzar en el derecho de conciliación mediante una jurisprudencia que incorpora una prisma igualitario en las normativas nacionales sobre permisos y excedencias( por ejemplo, Asunto Roca Álvarez)
En mi opinión, el  enfoque de las políticas de conciliación deber ir dirigido a enmendar el mal de raíz y plantear un reparto más equilibrado de las responsabilidades familiares así como la igualdad de oportunidades en el empleo. La conciliación no puede identificarse en exclusiva con la política de permisos pues estos comportan la ausencia del trabajo e incluso, como se ha dicho tantas veces, contribuyen a reforzar los estereotipos.
Entre las muchas medidas encaminadas a compaginar una actividad profesional con las tareas de cuidados destacaría dos. Por supuesto, y en primer lugar, el apoyo del Estado de manera que el cuidado de hijos  y de familiares dependientes no sea un tema que deba resolver cada familia según su disponibilidad de tiempo y capacidad económica sino creando unos servicios públicos de cuidados de calidad. La otra segunda vertiente, a mi juicio muy importante, sería la del reconocimiento del derecho individual Para hacerla efectiva es necesario incorporar el derecho de la persona trabajadora a negociar con el empresario condiciones de horario y jornada de manera que se facilite el ejercicio de las responsabilidades familiares. Sobre este punto el Tribunal Constitucional inició en el 2007 una jurisprudencia prometedora pero titubeante que conecta el derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral con el derecho fundamental a la igualdad por razón de sexo (SSTC 3/2007, 24/2011, 26/2011).
Ahora bien, de hacerse un balance de los temas de conciliación durante este período de crisis económica, ya sabemos que los recortes llevados a cabo por el gobierno estatal y las Comunidades Autónomas han afectado severamente a todas las partidas sociales si bien algunas medidas inciden muy especialmente en las políticas de conciliación: los recortes en el seguro de dependencia; la subida de las tasas de guarderías, la supresión del programa educa3 o bien el aplazamiento de la ampliación a cuatro semanas del permiso de paternidad. Todas estas medidas suponen un retroceso espectacular en el lento camino avanzado en temas de conciliación..
Sin embargo hay otras reformas del modelo de relaciones laborales más transversales y menos visibles desde la perspectiva de género que pueden tener un efecto especialmente perjudicial para las mujeres. Una es clara: con la reforma de pensiones de 2011 los trabajadores deben cotizar más años para acceder a la pensión de jubilación y esto penaliza más a las mujeres que tienen hijos.
Pero ha sido la reforma laboral de 2012, que precisamente el gobierno ha justificado en la necesidad de crear  empleo, la que ha transformado profundamente los principios y tutelas que regían  las relaciones laborales e implica un cambio de modelo aplaudido por las instituciones europeas.  Básicamente la reforma ha abaratado el despido y ha reforzado- hasta facilitar el autoritarismo- el poder del empresario quien ya no está obligado a negociar con los representantes de los trabajadores modificaciones sustanciales de las condiciones laborales de carácter colectivo. La reforma permite aumentar la flexibilidad de las condiciones de trabajo en beneficio exclusivamente de los intereses de la empresa. Así, por ejemplo, la nueva regulación permite que los trabajadores a tiempo parcial puedan realizar horas extras; que las empresas puedan desvincularse de los convenios colectivos del sector en materia de jornada, salarios y de conciliación o que éstas puedan modificar de forma unilateral y sustancialmente estas condiciones laborales.
En temas propiamente de conciliación, la reforma reduce el derecho a determinar su horario que tenían las trabajadoras que solicitaban reducción de jornada para cuidado de hijos y, por tanto, ahora sus posibilidades de compaginar el horario de trabajo con sus responsabilidades familiares se limitan seriamente pese al sacrificio salarial.
En definitiva, esta flexibilidad máxima en perjuicio del trabajador hará especialmente  difícil el acceso y la permanencia en un trabajo retribuido del colectivo de mujeres con hijos pequeños o con familiares dependientes. Me temo que la mayoría de retrocesos en la materia no obedecen a la necesidad de emprender medidas coyunturales para hacer frente a la crisis sino que responden a un cambio de modelo que puede alentar la vuelta a casa de las mujeres españolas. Y ésta una pésima noticia para la igualdad y para la lucha contra la pobreza infantil.
Me parece muy importante poner el acento en que la ansiada flexibilidad en la determinación de las condiciones de trabajo no puede significar que lo sea siempre en interés del empresario sino que las condiciones flexibles también deberían responder a un interés del trabajador en temas de conciliación.
¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

dimarts, 6 de novembre de 2012

Mujeres en las elecciones de EEUU


En días como hoy, hace cuatro años, Cindy Sheehan, la madre de Casey, muerto durante la invasión de EE.UU. a Iraq, encabezaba las protestas por la paz y los derechos civiles, en las calles de EEUU. Mujeres, jóvenes y pacifistas se convirtieron en el principal respaldo del demócrata Barak Obama que prometía poner fin a las infames guerras, cerrar el centro de tortura de Guantánamo y conducir la económica mundial a buen puerto. Cuatro años después, Cindy, en una carta dirigida a él, al que llama “Republicrata” le acusa de “mandar a nuestros hijos a morir en guerras o matar a los hijos de otras madres” (pues, 1303 soldados han muerte en Afganistán durante su mandato),  de mantener abierto el Guantánamo, de aumentar los ataques de los aviones sin piloto en un 300% desde los años de Bush, de que su Programa Presidencial de Asesinatos (“Presidential Assassination Program), por el cual Obama puede mandar a ejecutar a cualquier persona dentro y fuera del país, con una orden, y de ratificar La Ley de Autorización de Defensa Nacional con la que cualquier ciudadano puede ser detenido indefinidamente. ¡Por eso recibe el apoyo de Colin Powel, el Secretario de Estado del gabinete de Bush!

Otra mujer, Jill Stein, candidata de los verdes, llegó a ser detenida cuando quiso denunciar en una universidad, el dominio del bipartidismo en la campaña electoral.

Las mujeres políticas se mueven en un círculo dominado por los hombres: son sólo el 16% de los congresistas y el 8% de los alcaldes. El techo de cristal envuelve hasta la primera dama, Michel, calificada para altos cargo, que sin embargo se dedica a las tareas de hogar.

Transformar las condiciones económicas y sociales,  promover la igualdad de mujeres, ampliar sus oportunidades para crear equilibrio entre el trabajo y la vida familiar, no está en los planes de ninguno de los señores candidatos.

Durante su mandato, Obama ha llevado a cabo algunas iniciativas para paliar las profundas desigualdades que sufren las mujeres en materia de salud, educación e ingresos: crear el Consejo de la Casa Blanca para las Mujeres y las Niñas, aprobar la ley Lilly Ledbetter a favor de la equidad salarial para el mimo trabajo, suprimir la ley que exige a las ONGes que reciben fondos públicos para trabajar con los países pobres, de abstenerse de abordar el tema del aborto, y el plan de la Asistencia Asequible que facilita el acceso a la atención sanitaria a las mujeres y obliga a las aseguradoras a cubrir la totalidad de los gastos de control de natalidad (y el aborto que cuesta unos 500 dólares), mamografías, pruebas de VIH, y otros pruebas, y sin derecho a objeción de conciencia. Mitt Romney ha prometido drogar la última.

Que la cuestión del aborto – legal desde 1973- irrumpa en los debates electorales y que un candidato republicano diga que “los embarazos frutos de una violación son ‘intención de Dios -para que se prohíba el aborto incluso en estos casos (que Bush sí los admitía)-, es porque una de cada cinco mujeres ha sufrido una violación. Unas 683,000 mujeres, en su mayoría negras y pobres, fueron violadas en 2010,  y luego acusadas por los Pro-Vida de “genocidio”, por ser las que más abortan. Y ahora, los políticos, en vez de diseñar una sociedad libre de hombres que se creen, como género, dueños del cuerpo y la vida de la mujer “por la gracia de dios”,  debaten qué hacer con el resultado de la agresión. Romney, otro sexista, ha sugerido que en vez de destinar ayudas públicas a las madres solteras, ellas deberían encontrar un marido. ¿Por qué Dios no evita las violaciones, las guerras, los desahucios, o el nacimiento de esta clase de individuos oscurantistas?

En EEUU, el 52% del electorado es mujer. De allí concurso para  ganar su voto. En 2008,  el 56 % votó a Obama, aunque el presidente perdió su apoyo en las elecciones del Congreso en 2010.

La omnipresente lucha de clase
“Mujer-útero”, es la dimensión que tiene la mujer en la mente de ambos candidatos. Que las féminas exijan el derecho a decidir sobre su cuerpo no les quita el reivindicar una vida digna como ciudadana. La tasa de pobreza, que es mayor en EE.UU. que en otros países occidentales, tiene aquí además rostro femenino, en todos grupos raciales y étnicos. Las afros más que las latinas, y éstas más que las blancas. Ellas empobrecen más que los hombres, y las mayores de 65 años doblan el número de varones sin recursos. Son el 60% de los 43 millones que viven en la miseria. Los 15,5 millones de menores, sus hijos, también forman parte de esos excluidos en el corazón de la primera potencia mundial.

En los últimos dos años, 450.000 mujeres han perdido su trabajo, muchas solteras y cabeza de familia. El gobierno de Obama presume de haber creado unos 5 millones de empleo, aunque las malas lenguas revelan que podría tratarse de un truco en el censo: colocar parte de los desempleados en la población inactiva, e incluir en la lista de los empelados a quienes sus trabajos no estaban considerados como empleo.

Y todo ello, en medio de los derroches y lujuria de la familia Obama: medio millón le costó a los contribuyentes la visita de Michel y las hijas a España (2010), y otros 10 millones la señora gastó un año después en vacaciones; otros 4 millones gastaron en el viaje del fin del año del 2011.

Las mujeres, que sufren el aumento del precio de alimentos, vivienda, sanidad, educación y gasolina, recuerdan cómo el presidente incumplió la promesa de eliminar el impuesto sobre la renta de los ancianos de pocos recursos, e incrementarlo a los ricos, y mientras seguía vinculando el negocio militar con el gasto público, inyectaba millones de dólares a los mismos bancos que desahucian a miles de personas. Hoy, su presencia en el movimiento Ocupar Wall Streat es contundente.

Obama minimizó los problemas reales de los ciudadanos y perdió la credibilidad. El “change” se quedó en más de lo mismo, y es aquí donde Romney juega su carta. Ninguno  convence.
¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

dilluns, 5 de novembre de 2012


La escritora Victoria Camps ha obtenido el Premio Nacional de Ensayo 2012 por su obra El Gobierno de las emociones. El galardón lo otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y está dotado con 20.000 euros.

Biografía
Victoria Camps, (Barcelona 1941) cursó sus estudios de Filosofía en la Universidad de Barcelona, donde se doctoró en 1975 con la tesis La dimensión pragmática del lenguaje. Es filósofa y catedrática de Ética de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Ha ocupado el puesto de vicerrectora, profesora y catedrática de ética de la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha participado en los Comités éticos del Hospital del Mar, del Hospital de la Vall d’Hebron y de la Fundación Esteve de Barcelona.

Fuera del ámbito universitario, fue senadora por el Partido Socialista de Cataluña entre 1993 y 1996, participando en la candidatura como independiente. Durante ese tiempo presidió la Comisión de Estudio de contenidos televisivos del Senado.

En el año académico 1966-1967 fue assistant professor en la Johns Hopkins University; en el curso 1985-1986 fue profesora visitante en la Universidad Nacional Autónoma de México y en 1988-1989 profesora del Instituto Tecnológico Autónomo de México. El año 2001 lo dedicó a investigar sobre la bioética en Estados Unidos, concretamente, en el Husting Center de Garrison (Nueva York) y en el departamento de Ética Médica de la Universidad de Chicago, cuyo resultado fue la publicación de la obra Una vida de calidad.

Presidenta del Comité de Bioética de España, previa participación en los Comités éticos del Hospital del Mar, del Hospital de la Vall d’Hebron y de la Fundación Esteve de Barcelona. Asimismo ha dirigido varios cursos en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

Ha sido directora de la colección de Filosofía de la Editorial Crítica (Barcelona) y miembro del Consejo de Redacción de las revistas Isegoría (Instituto de Filosofía del CSIC), Leviatán (Madrid) y Letra Internacional (Madrid).

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog

dissabte, 3 de novembre de 2012

“La ciencia ficción es una gran metáfora de la vida”


La octogenaria autora norteamericana, una Swift contemporánea, ha abordado con maestría la diferencia de sexos, la ecología, los peligros del poder o los sistemas políticos. Pero desde mundos fantásticos.

Portland (Oregón) no es Gueden, ni Terramar, ni Anarres, ni ninguno de los otros mundos imaginados por Ursula K. Le Guin, pero hay que ver lo lejos que está para una visita rápida. Cuando llego a la puerta de la casa de la gran dama de la ciencia ficción en las afueras de la ciudad tras un viaje de 9.000 kilómetros y 17 horas, me siento tan extranjero, extraño, solitario y melancólico como uno de sus viajeros siderales. Falta aún un rato para la hora de la cita, así que deambulo por la calle flanqueada de bosques en busca de pájaros con mi pequeño catalejo, lo que no deja de crear alguna alarma en el tranquilo vecindario. En fin, como dice Le Guin, un extraño es una curiosidad; dos, una invasión. Hacía calor en el downtown de Portland, pero aquí arriba se ha levantado un airecito frío y al cabo de un rato estoy temblando: parece muy adecuado para visitar a la creadora del planeta Invierno.
Le Guin (Berkeley, California, Estados Unidos, 1929) es la indiscutible reina y decana de la ciencia ficción y la fantasía, además de un referente en la literatura más allá de cualquier género. Entre sus novelas, que abordan a la vez de manera apasionante y reflexiva temas como la diferencia de sexos, la ecología, los prejuicios, los peligros del poder o los sistemas políticos, siempre en otros mundos que nos espejan, se cuentan títulos antológicos que han fascinado a millones de lectores como La mano izquierda de la oscuridadLos desposeídosEl nombre del mundo es bosque o Un mago de Terramar. Es imposible describir la conmoción que provocan esas historias, llenas de extraña belleza, sentimientos delicados como hebras de plata, sueños y advertencias. La escritora, en parte una Swift contemporánea, es autora además de cuentos, ensayos, poesía, libros infantiles y de fotografía, y un amplísimo reguero de artículos y críticas. De su influencia baste decir que su adolescente mago es un claro precedente de Harry Potter y que es imposible ver Avatar sin pensar en alguna de sus novelas. Ahora se publica en España (RBA) un volumen con tres de sus novelas más conocidas, El mundo de RocannonEl planeta del exilio y Ciudad de ilusiones, agrupadas bajo el título Mundos de exilio e ilusión.

Una maestra de la ciencia ficción

Ursula K. Le Guin, uno de los nombres señeros de la ciencia ficción de todos los tiempos, nació en Berkeley (California) en 1929, hija de dos personajes célebres, el antropólogo Alfred Kroeber (1876-1960) y la escritora Theodora Kroeber (1897-1979), autora de ‘Ishi, el último de su tribu’, un clásico de la literatura etnográfica.
Casada en 1953 con el historiador Charles Le Guin, al que conoció cuando ambos viajaban a Francia en el Queen Mary, ella para continuar sus estudios de Literatura, tienen tres hijos, Eliza­beth, Caroline y Theodore. Las primeras historias de la autora fueron rechazadas por los editores hasta que en 1962 comenzó a publicar en revistas. ­El mundo de Rocannon (1964) fue su primer éxito comercial y el primer peldaño de una carrera que tiene sus hitos en novelas como Los desposeídos, La mano izquierda de la oscuridad, El nombre del mundo es bosque o Un mago de Terramar. Publicada en España por Minotauro, Edhasa y ahora RBA, su última novela, Lavinia, es una relectura de la Eneida.
A sus 83 años recién cumplidos (el pasado día 21 de octubre), dotada de una mente privilegiada, Ursula K. Le Guin, pionera del feminismo moderno, continúa siendo una activa intelectual, con una opinión respetada sobre cualquier asunto y que, por ejemplo, ha encabezado una protesta contra Google por el uso de material con derechos de autor que se pone en la Red sin permiso. Cuando me decido a llamar a la puerta, acude la propia escritora a abrir. El pelo corto a lo chico, como lo ha llevado siempre, le da un curioso aire juvenil y hasta travieso. Pasamos a un saloncito decorado con sobrio buen gusto y en el que dominan la penumbra y una atmósfera de paz casi monacal. Se respira una ordenada armonía que me hace pensar en el interés de Le Guin por el taoísmo. “Tendrá que ser té, no tengo café”, dice antes de encaminarse a la cocina y dejarme solo con el gato, un cobby joven y travieso llamado Pard. Regresa con una taza con la imagen de Virginia Woolf (!) y se sienta frente a mí en un sillón.
Ese cartel de la entrada, acerca de cuidar que no se escape el gato… Es por los coyotes, son peligrosos para él. ¡Esto es el Oeste americano!
Eso me recuerda lo de la serpiente de cascabel con la que se enfrentó una vez. Sí, he visto muchas e incluso las he comido fritas, pero esa fue muy especial. Ocurrió en el valle de Napa, en el viejo rancho de la familia. Estaba en una mecedora en el porche y oí el ruido de los cascabeles. Estuvimos mirándonos largo rato como si fuéramos los únicos seres en el mundo. Hubo algo muy intenso entre nosotros. De contacto entre especies alienígenas. Mi marido, Charles, me ayudó luego a llevarla lejos, sin matarla.
No se lo va a creer, pero ¿sabe qué he visto en los árboles de enfrente?: un ave de presa que me ha parecido un cernícalo americano (‘Falco sparverius’), un gavilán, el apodo de Ged, el protagonista de ‘Un mago de Terramar’; parece un buen augurio para el encuentro. Imagino que sería más bien un halcón de cola roja, en propiedad un busardo, un águila; hay muchos por aquí.
¿Colibríes? Claro. ¿No tenéis en Europa? ¿No? Qué pena. ¿Sabes qué hay maravilloso en las Rocosas?: las luciérnagas voladoras. Hay seres tan extraordinarios en el mundo… Una vez monté en una alpaca. Parecen de otro planeta. Y he estado en Australia, ¡eso sí es diferente! Aparte de ver pájaros, ¿has visto algo de Portland?

Hay una dureza y un salvajismo irreductibles en los hombres
He pasado un buen rato en Powell’s. ¡Nuestra gran librería! ¡Una opción estupenda!
Refugiarse en una librería es como disponer del ‘ansible’, ese instrumento que inventó en sus novelas y que permitía comunicarse instantáneamente entre mundos. En el viaje, en el que he tenido mucho tiempo, he releído ‘La mano izquierda de la oscuridad’. Hay tanto que no recordaba… A mí me encanta releer, lo que leímos hace 10 años es ahora un libro nuevo, diferente.
Me ha conmovido cuánto hay sobre la amistad. Filosofía, amistad, traición y fidelidad… amor.
Y en la segunda parte, el viaje por los parajes helados del planeta Invierno, tirando de un trineo, recuerda las expediciones polares. Me encantan los relatos de los exploradores. Pensaba en Shackleton y Scott cuando lo escribí. Amundsen en cambio no me parece muy interesante, pero los ingleses eran muy buenos escritores. Por eso hice que mi planeta fuera así de frío. Para narrar una aventura parecida. Hay que conocer los hechos para escribir, aunque sea una fantasía, me gustan los hechos en mis novelas.
Los paisajes, terrestres y extraterrestres, tienen una gran presencia en su obra. Seguro, son una de las bases de mi narrativa. Empezando por California, donde crecí, y Oregón, donde vivo desde 1958.
Oregón parece hermoso. Interminablemente hermoso.
¿Ha estado en España? No, y cómo lo siento. Entonces estaba Franco y no quisimos visitarla. Mi hija mayor vive en Madrid.
¿Sabe? En realidad no es la primera vez que nos vemos. Hace dos años estuve aquí, en Portland, y tras una larga cola usted me dedicó ‘La mano izquierda de la oscuridad’ en una firma de libros en Powell’s. Vine entonces para entrevistar a Jane Auel, la autora de ‘El clan del oso cavernario’. Ya es curioso que las dos grandes novelistas de Portland escriban una del futuro y la otra de la prehistoria. La conozco. Tiene mucho éxito. Creo que en realidad no le gusta mucho escribir. Lo que le gusta es documentarse y estar en contacto con los científicos, sentirse uno de ellos, ir a las cuevas, esas cosas.
Se nos ha muerto Ray Bradbury. Era un hombre muy dulce, y genial. Sin enemigos, lo que es mucho decir cuando tienes éxito y vives en Los Ángeles. Solo nos encontramos brevemente, pero lo quería mucho. Adoro las Crónicas marcianas, no hay nada igual en la ciencia ficción, me mostró lo que se podía hacer en el género, y Fahrenheit 451 es una parábola perfecta. Otros libros no, demasiado sentimentales para mí.
Asimov, Clarke… Soy de otra generación, la siguiente. Conozco más a mis contemporáneos. No intimé mucho con los de la edad dorada. No era en realidad la gente que me interesaba. La vieja guardia… La ciencia ficción puede ir en otras direcciones mucho más interesantes, tener otros logros y estar mejor escrita. Lo ha hecho.

Me gustaría ser como Saramago. Pero no tengo la energía que él tenía
¿Ballard? Sí, sus primeras historias, cuando imaginaba otros mundos. Aprendí mucho de Ballard. Luego su obra me interesó menos. Era un hombre extraño. Y esa muerte horrible de su mujer, ahogada en España. Era un alma atormentada, por lo que vivió de niño en China durante la ocupación japonesa.
La suya, en cambio, fue una infancia feliz. Lo fue, creo. Con tres hermanos mayores, chicos. Eso me marcó. Juegos rudos. Eso da una perspectiva de los hombres especial.
‘La mano izquierda de la oscuridad’, con esa gente que posee potencialmente los dos sexos y puede hacer el amor indistintamente como hombre o como mujer en función del estímulo, y luego ser padre o madre, está cargada de reflexiones sobre el género y la identidad sexual. Tienes que considerar cuándo fue escrita, 1969. Entonces toda la cuestión de género era diferente. De los hombres, por ejemplo, no se esperaba que entendieran a las mujeres, sino lo contrario. El protagonista, Genry Ai, el diplomático humano que visita el planeta, enviado del Ecumen, los mundos asociados, es muy naif en su observación de los habitantes de Invierno y su desconcertante sexualidad. Escribí el libro desde el punto de vista de un hombre, prisionero de su virilidad.
Cuando trata de explicarle a un alienígena hermafrodita lo que es una mujer, no puede hacerlo, y se da cuenta de que las mujeres le son más extrañas que los extraterrestres porque con ellos al menos comparte un sexo. ¿Somos muy diferentes hombres y mujeres? [Ríe]. Sí y no. Escribí ese libro para trascender el género y mostrar que la humanidad no está en el sexo, ni en uno ni en otro (y también por el placer de escribir esa frase: “El rey estaba embarazado”). Pero el género es tan importante para nosotros… Muchas sociedades siguen articuladas con la idea de que la mujer existe para servir al hombre. También quise mostrar un mundo sin guerras. Antropológicamente, en buena parte las guerras parecen una forma en que los hombres buscan más poder, honor y control. Compiten con otros hombres por ello, lo que me parece muy primitivo, muy básico. Hay una dureza y un salvajismo irreductibles en los hombres. Algunas mujeres también los poseen. Pero es un rasgo propio de los hombres y que ha caracterizado a las sociedades que han dominado. La idea de la competitividad, de la necesidad de un jefe, de la jerarquía piramidal. Las mujeres no jugamos en general a ese juego. No es que no seamos competitivas, pero no necesitamos batir al otro. Parece una base más sabia para una sociedad.
Se ha autocalificado de pacifista- anarquista. Creo que jalear la competición por el poder lo devalúa todo. Que es mejor la colaboración, el trabajo en equipo. Aunque es verdad que las sociedades que piensan como yo, cuando encuentran a las otras, mueren.
Con perspectiva, ¿el sexo es tan importante? [Ríe]. Sí, lo es.
¿Merece tanto ruido? Estamos algo obsesionados, europeos y americanos; no sé si eso es muy inteligente. A veces hay demasiado sexo en nuestros autores. ¿Hay tanto sexo realmente en nuestra vida? Hablamos más de trabajo, de relaciones. La escritura sobre sexo no es muy buena. Eso cuando no es pura pornografía. Describir el sexo en general es más aburrido que el béisbol.
¿Se está refiriendo a ‘Cincuenta sombras de Grey’? [Ríe]. Aparentemente gusta a las amas de casa, lo leen como un manual delKamasutra, ¿no es divertido?
¿Qué opina del feminismo? Me he identificado como feminista muchos años. En la actualidad, la palabra se interpreta en tantas maneras conflictivas, muchas de ellas ignorantes u hostiles, que raramente la uso. Si una feminista es alguien que piensa que el género es en gran medida una construcción social, y que nada justifica el dominio social de un género sobre otro, entonces soy feminista.
En ‘La mano izquierda de la oscuridad’, los protagonistas, el humano viajero y el político local hermafrodita, Estraven, no tienen relaciones sexuales entre ellos, aunque la situación parecía conducir a eso cuando el segundo entra en estro, en celo (kémmer), y no hay nadie más a mano. Me pareció importante que no las tuvieran. Hubieran descubierto qué diferentes son. Habrían perdido el contacto que les había costado tanto lograr. El acercamiento había sido muy lento, superando prejuicios y malentendidos, y el sexo los habría vuelto a separar.

Desprecio a quien se aprovecha gratis de fuentes sin acreditarlas
Nuestra parte ‘voyeur’ de lectores lo lamenta, nos habría gustado ver ese coito tan curioso. Claro, fisiológicamente no había problema, podían tener relaciones. Pero entonces yo no podía mostrarlo. Tuvo que quedar ahí un agujero, un vacío. Yo era muy joven, y Estados Unidos, muy puritano. ¿Has leído Coming of age in Karhide? Es un relato que escribí mucho después. Ahí sí se explica pormenorizadamente cómo es el sexo en Invierno-Gueden, pormenorizadamente, clitopenis incluido. Completa la novela en cierta manera.
Hay mucha ternura en su sexo alienígena. La otra gran novela de referencia sobre el tema, ‘Los amantes’, de Philip José Farmer, no es tan amable. ¿Quiere creerlo?, nunca la he leído.
Bueno, ella, la hembra, es en realidad un repulsivo insecto que adopta apariencia de mujer para seducir al humano. [Ríe]. Vaya, no creo que a Farmer le gustaran mucho las mujeres. Era un gran macho y un hombre muy complicado.
He leído algunas cosas de usted sobre Jan Morris. Es muy buena narradora y tiene esas novelas sobre la extraña ciudad-Estado de su invención, Hav. Esa experiencia por la que ha pasado de convertirse en otro, de devenir mujer, me parece tan interesante. Una cortina cae, el sexo no es importante en la manera en que creías. Qué extraño es el ser humano, sí.
Es fácil hablar de sexo con usted, si me permite, ¿será por sus conexiones con la antropología? Crecí con ella; mi padre, Alfred Kroeber, como sabe, era etnólogo, entre otras cosas, y muchos de sus amigos también lo eran. Así que me hice mayor pensando que la antropología era algo muy interesante. Conocer a la gente, conseguir que confíen en ti y confiar tú en ellos.
Eso está muy presente en sus historias. Sus visitantes a otros planetas tienen esa perspectiva, tan diferente de la de los conquistadores, militares o aventureros. ¿Pensó en ser antropóloga? No, siempre quise ser escritora, desde niña. Bueno, mi sueño era también ser bióloga, mi tía lo era, adoro esa disciplina, los animales, los insectos, pero no podía con las matemáticas. He leído mucho de antropología, los antropólogos son muy buenos escritores. Clifford Geertz, que ha tenido tanta influencia en la antropología en Estados Unidos, me ha interesado mucho.
En relación con ‘Un mago de Terramar’, por la experiencia del protagonista con su lado oscuro, su sombra, a la que ha de vencer, se ha hablado de su interés por Jung. Sí, lo tuve, ya no. A los 40 años, en un momento de oscuridad personal, me fue muy útil. Leí mucho su obra. Curiosamente, mi padre era freudiano, incluso había analizado a gente, y detestaba a Jung. Jung me ayudó, pero decidí no ir más lejos. En todo caso, escribí Un mago de Terramar antes de conocer las ideas de Jung. Fue una convergencia.
Hábleme de Rowling y Harry Potter. Trato de no decir nada, pero la gente insiste. Me parece convencional y predecible. Pero está bien para los niños. Ella podría ser generosa y reconocer la influencia de Un mago de Terramar. En fin, son obras muy diferentes.
‘Un mago de Terramar’ y sus continuaciones son muy conmovedoras. Es difícil no sentirse tocado. Lo que más me enorgullece es la cantidad de gente de color que me ha agradecido que el protagonista fuera de raza negra, como lo es también Genry Ai en La mano izquierda de la oscuridad. Me dicen que eso les abrió la puerta a identificarse con el personaje y a sentir que les concernía la literatura del género. En realidad, no me gusta la piel blanca. Hoy es habitual, pero hubo una época en que poner que eran negros los protagonistas te hacía perder lectores.
El filme ‘Avatar’ parecía sacado de su narrativa. No lo he visto. Pero he leído y oído lo suficiente para saber que el argumento tiene algunas llamativas similitudes con mi novela El nombre del mundo es bosque, aunque en la película se soluciona el problema con violencia, a diferencia de en mi libro. En sí mismo el asunto no me preocupa mucho. Ciertos elementos en la ciencia ficción son casi propiedad común, y la forma en que ideas e imágenes pasan de autor a autor, como en el jazz o la música barroca, ha sido un signo de la generosa vitalidad del género. Sin embargo, cuando se consigue una enorme cantidad de dinero apropiándose de las ideas de otros artistas (y deduzco queAvatar se ha apropiado gratis de diversas fuentes sin acreditarlas o reconocerlas), hay cierto sentido de violación. Me siento obligada a sentir cierto desprecio por el que se ha aprovechado.
¿Le gustó la película ‘El señor de los anillos’? Pse. No es el libro, es otra cosa, más simple y más violenta, menos interesante que el original de Tolkien. Ese libro… ¿sabe que parece hecho para leerlo en voz alta? La película es solo una sombra. El problema con los filmes es que deberían hacerse guiones directamente para la pantalla y dejarse de saquear libros. ¿Conoce Moon, de Duncan Jones? Es espléndida.
¿Qué opina del fenómeno actual de la fantasía Georges R. R. Martin y su serie de ‘Canción de hielo y de fuego’? No lo he leído. Todo el mundo dice que es un tipo estupendo. Pero no suelo leer ese tipo de ficción.
Vaya, ¿ni siquiera ‘Muerte de la luz’? Es maravillosa y tiene mucho en común a mi parecer con sus novelas. ¡Sí, es cierto, esa sí la he leído! Es un buen contador de historias.
Mire, a mí me hace llorar esa novela, como muchas de las de usted. Esas historias de viajeros que se quedan solos en otros mundos con gentes de otras razas, tan lejos de casa, adonde no regresarán nunca. Si se mezcla con amores imposibles y amistades rotas… La ciencia ficción no es algo menor. Y no es solo, ni especialmente, la EnterpriseStar wars o las tropas del espacio. Significa experimentar con la imaginación, responder preguntas que no tienen respuesta. Implica cosas muy profundas, que cada viaje es irreversible…
Como la vida. Exactamente. La ciencia ficción es una inmensa metáfora.
Veo en esa silla un tomo de Shelley. Sí, lo leo. La poesía es esencial. También para contar historias. Pero más para momentos cruciales. Necesito el poema y la narrativa. Son dos tempos. Cuando sea más mayor no escribiré ya historias, pero sí continuaré con la poesía. Lavinia (2008) habrá sido seguramente mi última novela como tal. Me gustaría ser como Saramago, al que tanto he admirado, pero no tengo la energía que él tenía. Y para escribir algo largo hace falta mucha energía.
No contamos con ninguna biografía suya. ¿Hay alguna en marcha? Una chica muy inteligente de California, Arwen Curry, está haciendo un vídeo sobre mí. Y Julie Phillips, la autora de la biografía sobre James Tiptree (en realidad Alice B. Sheldon), se ha mostrado interesada en escribir también la mía. No sé, una biografía mía será muy aburrida, porque no he hecho nada, cuidar de los niños y escribir, una vida muy tranquila.
No lo dirá en serio, ¡si tenían indios en casa!, y no me refiero al famoso Ishi, el último de los yana, popularizado por el libro de su madre, Theodora Kroeber, y al que ya sé que no conoció. Es cierto, venían indios a casa en California y fue una influencia muy poco corriente, algunos siguen siendo amigos míos, pero a la vez mi vida es tan convencional, de clase media intelectual.
Habría más gente interesante. Muchos refugiados europeos de la II Guerra Mundial visitaban a mis padres en Berkeley. La guerra fue muy importante en mi vida. Cuando empezó, yo tenía 11 años, y todos mis hermanos marcharon al frente. Esa guerra fue tremenda, y en realidad, desde entonces, Estados Unidos ha estado siempre en guerra y nunca ha habido una oposición seria excepto con la de Vietnam.
¿Esos números en el cristal de la ventana? La cifra de muertos estadounidenses en Irak y Afganistán, la voy cambiando. Siento no saber la de iraquíes y afganos.
Ha comentado alguna vez que le gustaban los cuentos de Lord Dunsany. Su escritura es extremadamente hermosa, como una partitura manierista, muy lejos de lo ordinario. Lo leí muy joven, todo lo que encontré, y me encantó. Fue una gran influencia temprana. Me fui separando de ese lenguaje tan poético, no en balde era contemporáneo de Yeats.
En buena parte hay que estar enamorado para leer a Yeats. Sí, pasa con muchos poetas.
¿Qué piensa del amor? ¡Oh! Que es una cosa buena, si lo consigues. Llevo muchos años, desde 1953, felizmente casada. Es un tipo de amor. No soy una experta, excepto en ese.
¿Y el otro? Algunos pueden mezclarlo. Generalmente más los hombres. No sé, está más allá de mí. El amor de los libros, el amor erótico, romántico, es muy importante, pero dura solo una parte de la vida. Hay otros tipos de amor tan importantes, el amor entre hermano y hermana –que no hay que confundir con el incesto–, basado en el hecho de crecer juntos y saber lo que otros no saben, el amor entre amigos. La capacidad humana de amar es muy variada. Pero el amor pasional es muy sexual, aunque no lo sea abiertamente. Creo que el amor se ha de basar en la confianza y la verdad, es una promesa de establecer algo, de ir adelante; eso me interesa más. Si la relación es in­feliz, familias que no funcionan, amores que no van, no sé. La vida es tan compleja.
Uno de sus libros señeros y más conmovedores, ‘Los desposeídos’, trata sobre dos mundos, uno de los cuales es pobre y el otro rico, y es desde el primero desde el que llega la aportación clave que catapulta a la humanidad a las estrellas. Un bonito mensaje en estos tiempos de crisis. No sé qué decirle, me parece una crisis tan injusta e innecesaria. Entiendo muy bien a los que se alzan y protestan.
También necesitamos la fantasía. Creo que la imaginación es la principal facultad de la mente humana. La fantasía, la habilidad, el arte de usar y controlar la imaginación en narrativa es el mejor y el más feliz ejercicio en el uso de esa facultad, junto con la ciencia, que la usa para conectar hechos que parecen no relacionados.
Llevamos dos horas y pico conversando y, pese a que hace esfuerzos por no demostrarlo, la escritora está cansada. Inventar mundos es un trabajo pesado; también hablar de ellos. En un último gesto de amabilidad, sale de la habitación para pedirle a su marido, el historiador Charles Le Guin, que me acompañe al centro en automóvil, no vaya a ser que me encuentre un coyote en mi estado. Aprovecho para observar en un estante unas pequeñas muñecas kachina de los pueblos indios. Seres de otro mundo. De repente, las nubes allá fuera se abren y por los ventanales entra una ráfaga inesperada de luz que no parece luchar con la penumbra, sino instalarse en ella. Me miro las manos, entrándolas y sacándolas del haz resplandeciente. Todo parece adquirir un orden y un sentido. Un equilibrio. Ursula K. Le Guin ha regresado a la habitación y sonríe. “La luz es la mano izquierda de la oscuridad, y la oscuridad es la mano derecha de la luz; las dos son una, vida y muerte, juntas como amantes”.