Hands

dijous, 7 de juny de 2012

La igualdad no es un lujo del que se pueda prescindir


Laura Seara: “Hay quienes creen que la igualdad es un lujo del que siempre se puede prescindir”

Laura Seara, directora general del Instituto de la Mujer, nos cuenta todas las novedades que introduce la futura Ley de Igualdad de Trato. Afirma, además, que uno de los objetivos que se ha marcado el Instituto bajo su dirección es el ‘empoderamiento’ de la mujer en el mundo político porque “no se trata sólo de compartir puestos que antes ocupaban mayoritariamente hombres, sino de transformar la propia política incorporando el saber y la experiencia de las mujeres”. La directora, que acaba de cumplir su aniversario en el cargo, nos transmite sus puntos de vista en temas tan diversos como la violencia de género, políticas públicas locales, nuevos modelos familiares y conciliación, entre otros.

Laura Seara, directora general del Instituto de la Mujer
  • ¿Qué objetivos se pretende conseguir con la nueva Ley de Igualdad de Trato? ¿Qué novedades destacaría? ¿Por qué era necesaria esta Ley?
La Ley de Igualdad de Trato persigue dos objetivos básicos: por una parte, prevenir y erradicar cualquier forma de discriminación por razón de nacimiento, de origen racial o étnico, sexo, religión, convicción u opinión, edad, discapacidad, orientación o identidad sexual, además de por cualquier otra circunstancia personal o social. Por otra, para proteger y reparar a las víctimas. Se trata de una ley de garantías para que discriminar no salga gratis en este país.
Esta norma definirá qué conductas constituyen una infracción por discriminación y establecerá multas y otro tipo de sanciones para prevenir y en su caso erradicar esas conductas. Muchas personas ven como son humilladas por ser seropositivas, por estar enfermas, por profesar una determinada religión o incluso por su aspecto físico. Por eso necesitamos una ley como ésta, para que esas personas sepan adónde acudir y no se encuentren indefensas.
  • ¿La nueva Ley resultará eficaz para solventar problemas como el sexismo en la sociedad y los medios de comunicación, la violencia de género, el reducido número de mujeres en puestos de dirección, la contratación laboral de mujeres… la concesión de créditos bancarios para iniciar un proyecto empresarial?
La discriminación por sexo está contemplada en la Ley de Igualdad de Trato. Aunque creo que es importante señalar que esta ley no genera nuevos derechos sino que garantiza los ya reconocidos en nuestro ordenamiento jurídico, y para las cuestiones que plantea, contamos con las leyes de Igualdad y contra la Violencia de Género, un marco legal completo e integral, que está siendo un modelo a seguir en los países de nuestro entorno.
  • ¿Cuáles serán las funciones de la autoridad estatal para la Igualdad de Trato y la No Discriminación? ¿Qué pasará con aquellos organismos existentes que ya se ocupan de estas funciones? ¿Mejorará la coordinación de acciones y objetivos con otras instituciones municipales y autonómicas que trabajan ya en esas tareas?
La Ley contempla que un órgano independiente preste asistencia a las personas afectadas y promueva fórmulas de mediación o conciliación entre las partes, con su consentimiento. Este órgano podrá investigar por cuenta propia la existencia de posibles situaciones de discriminación. Además, ejercitará acciones judiciales en defensa de los derechos derivados de la igualdad de trato. Asimismo, concentrará las funciones y recursos de otros órganos que velan actualmente por la no discriminación.
  • ¿Qué les diría a aquellas personas que opinan que esta ley tiene una utilidad menor o que no era necesaria?
Hay quienes creen que la igualdad es un lujo del que siempre se puede prescindir y sistemáticamente restan importancia a los avances en derechos sociales, sobre todo si tiene que ver con la igualdad. Frente a estas personas, somos muchas más quienes pensamos que en una sociedad justa y decente nadie puede ser discriminado. Además, es un principio democrático que está en nuestra Constitución. Por eso, necesitamos y queremos una ley como ésta, para que ninguna persona pueda ser humillada.
  • A nivel nacional tenemos planes de acción para la igualdad de género, ¿por qué a nivel local sólo el 54% de los municipios dispone de planes de igualdad?
Según el estudio ‘El impacto de las políticas de igualdad en el ámbito local’, subvencionado por el Instituto de la Mujer en el marco de la convocatoria I+D+I, sólo el 54% de los municipios españoles dispone de planes de igualdad. Bien es cierto que este porcentaje no es el deseado, pero el dato se puede considerar positivo ya que más de la mitad de los municipios ha desarrollado un plan de igualdad.
No obstante, hay que tener en cuenta que las administraciones locales han demostrado sobradamente su compromiso con la igualdad entre mujeres y hombres, a pesar de contar con unas competencias de carácter ambiguo y con medios económicos muy insuficientes, además de haber sido pioneras en muchas de las actuaciones por la igualdad y que la  labor que desarrollan tiene una repercusión inmediata en las poblaciones.
En este sentido, pongo como ejemplo el proyecto transnacional ‘Equilibrio entre la vida personal, familiar y profesional en España y Noruega’, propuesto desde Noruega y  liderado por el Instituto de la Mujer, que tiene como objetivo mejorar las políticas públicas locales para conseguir más y mejores condiciones para la conciliación.
  • En política se ha avanzado más que en ningún otro ámbito de la sociedad en el trato de Igualdad a través de las políticas de cuotas y el arraigo de una mayor sensibilidad. Sin embargo, existe un agujero negro en el caso de las Alcaldías, donde todavía las mujeres son minoría. ¿Cuál es su valoración personal? ¿Cómo cambiarlo?
La actividad política ha sido tradicionalmente desarrollada por hombres, pero actualmente las cosas van cambiando, aunque lentamente. Este proceso de cambio resulta doblemente complejo: no se trata sólo de compartir puestos que antes ocupaban mayoritariamente hombres, sino de transformar la propia política incorporando el saber y la experiencia de las mujeres.
En estos últimos cuarenta años, las mujeres han pasado de ser invisibles en la esfera pública a tener un importante nivel de participación, pero la carga de cuidados que todavía recae, en exclusiva, en las mujeres, frena su participación. Tenemos que seguir trabajando para que puedan realmente incorporarse en condiciones de igualdad a los procesos de decisión y, por lo tanto, ser influyentes. Debemos conseguir que, tanto hombres como mujeres, ejerzan un puesto de responsabilidad con la autoridad que les confiere su capacidad para desempeñar sus funciones.
  • A pesar de los esfuerzos, el número de mujeres muertas a manos de sus parejas no disminuye. ¿Habría que replantear la Ley Integral contra la Violencia de Género? ¿Qué se puede hacer para avanzar en la erradicación de esta lacra? ¿Cuál es la mejor baza que tenemos para luchar contra la violencia de género?
Siempre digo que contamos con una herramienta fundamental y eficaz para luchar contra la violencia machista que es la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género, cuya aplicación está resultando altamente positiva, tanto desde el punto de vista de la prevención como de la protección a las víctimas y la erradicación de la histórica impunidad de los agresores.
Aunque, desgraciadamente, este último año el número de mujeres que han muerto ha sido más elevado, el de las protegidas es cada vez mayor, y tenemos que seguir trabajando para dar confianza a quienes están siendo maltratadas para que denuncien y busquen apoyo, porque alrededor del 75% de las mujeres que han muerto no habían denunciado y por tanto, no podemos llegar hasta ellas. La vergüenza, el silencio y el miedo de las víctimas siguen siendo los principales aliados del maltratador. Por eso es necesario que se reaccione desde el entorno familiar y de amistades de las víctimas. No se las puede dejar solas, no podemos escudarnos en que no hay que intervenir en ciertos conflictos. Una mujer no puede llegar a su puesto de trabajo con el ojo morado una y otra vez, diciendo que se ha caído en la bañera y que no reaccione su entorno.
Entre las actuaciones públicas, vamos a seguir trabajando en el ámbito educativo. En fomentar una educación igualitaria y de respeto mutuo. Una educación que erradique los roles y estereotipos sobre mujeres y hombres, que han permitido que muchos de estos sigan creyendo que están en una posición de superioridad con respecto a las mujeres.
  • En España estamos viviendo un profundo cambio del modelo de la familia. ¿Cómo influye esto en la Mujer y en una mejor comprensión de la Igualdad en la vida laboral y familiar?
En las últimas décadas hemos asistido a una transformación del modelo familiar tradicional, que se ha ido produciendo a la vez que ha ido cambiando y modernizando la sociedad española y, sobre todo, la situación de las mujeres, a partir de su participación social y laboral. Creo que esta transformación en los modelos familiares ha influido de forma muy positiva en la consecución de una igualdad real entre mujeres y hombres, ya que ha contribuido, también, a cambiar la  mentalidad de la sociedad con respecto a la corresponsabilidad.
  • Uno de los nuevos modelos son las madres solteras por elección. Este colectivo se siente discriminado. Afirman que las familias monomarentales sufren un profundo olvido por parte de las instituciones. Desde el Instituto de la Mujer, ¿de qué forma se apoya a estos nuevos modelos de familia?
Las acciones destinadas a apoyar a las familias monomarentales han constituido y siguen constituyendo un objetivo prioritario para el Instituto de la Mujer, junto con otros colectivos que se encuentran en situaciones de especial dificultad. Hay que contemplar, por ejemplo, a las mujeres que nunca han trabajado y que al divorciarse se encuentran con escasos recursos, sin experiencia laboral y al cargo de sus hijos e hijas. Por ello diseñamos programas que favorezcan su inserción laboral. También tenemos en cuenta a las familias monomarentales como colectivo preferente en las convocatorias de subvenciones.
  • ¿Cómo mejorar la conciliación e integrar más al hombre en políticas igualitarias? ¿Cuáles son las mejores estrategias para incluir a los hombres en los procesos para avanzar en pro de la equidad de género?
La conciliación de la vida familiar y laboral es un tema al que este gobierno ha dado prioridad, como demuestra la aprobación de la Ley de Igualdad, durante la legislatura pasada, en la que se amplían y consolidan los derechos y permisos laborales por responsabilidades familiares, tanto para hombres como para mujeres. Pero aparte del cumplimiento de la Ley, creo que es necesario reorganizar los tiempos de trabajo. Hay que resolver socialmente las necesidades de cuidados a terceros, que hasta ahora ha descansado sobre la generosidad de las mujeres. Todavía existen muchos prejuicios en el ámbito empresarial en relación a este tema, pero también es cierto que cada vez más empresas incluyen medidas destinadas a favorecer la conciliación de sus trabajadores y trabajadoras, que se ha convertido en una demanda social, y que por otro lado está demostrado que favorece la productividad. Las largas horas de presencia en los puestos de trabajo no garantiza que se rinda más.
  • Lleva un año al frente del Instituto de la Mujer, en su discurso de investidura afirmó que adaptaría el Instituto a una nueva era. ¿Cómo se han materializado estos cambios?, ¿cómo afronta el reto a nivel personal?, ¿qué balance hace de este primer año al frente del Instituto?
Se acaba de cumplir un año desde que estoy al frente del Instituto de la Mujer y le puedo asegurar que el balance es positivo y, sobre todo, muy enriquecedor. Me siento, también, una privilegiada por tener la posibilidad de estar dirigiendo una institución como es el Instituto de la Mujer en unos momentos tan esenciales para el avance de las mujeres españolas. En cuanto al balance, quizás resulte prematuro acometerlo. Hemos creado nuevos programas, adaptados también a la situación actual. Se está intensificando el trabajo con las Universidades, con el tejido asociativo y hemos puesto en marcha acciones elaboradas por diferentes departamentos del gobierno. Se trata de optimizar recursos humanos, técnicos y económicos en este momento. Nos estamos dedicando plenamente a la puesta en práctica de los objetivos que nos hemos marcado, entre los que se encuentran los de favorecer la participación igualitaria de las mujeres en la sociedad de la innovación y el conocimiento o los de fomentar el empoderamiento de las mujeres, no sólo a nivel político, sino también a nivel social, cultural y laboral. Por supuesto, la inserción laboral y la formación de las mujeres ocupan un lugar destacado en las líneas principales de actuación.
Fuente

¿Qué te parece si te suscribes al blog? Recibirás gratuitamente las novedades en tu correo y podrás darte de baja cuando quieras. Lo puedes hacer desde el apartado "Seguidors" que encontrarás en el margen superior derecho del blog. ¡Muchas gracias!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada